Pisto Manchego con Tomates Raf 🍅

Tiempo de lectura: 2 minutos

El pisto manchego es un plato sencillo pero para gente de buen paladar. En apariencia, guarda grandes semblanzas con la chanfaina y la escalivada de los catalanes, con la alboronía, de difusión nacional, con una variante de la piparrada de los vascuences y con una equivalencia de determinada menestra castellana.

Es un plato cien por cien sano. A veces antecede a la degustación de un cordero lechal o el ternasco, otra se toma como plato de resistencia acompañado del algún trozo de los que la matanza se guardan, morcillas, longanizas, gueña, torrendos, etc, o en su defecto seguido de una buena tajada de queso de oveja bien curado, que en La Mancha no falta en ninguna casa.

Receta de pisto Manchego con Raf:

Manteca de cerdo 80 gramos

Tocino de pecho 60 gramos

Cebolla grande 1

Calabacín grande 1

Patatas 4

Tomates raf grandes 4

Pimientos grandes 4

Caldo 1 taza

8 costrones de pan cortados en triángulos y frito

Sal y pimienta

¡Manos a la Obra! ¡Vamos a prepara este exquisito pisto con tomates Raf!

Se pela y trincha finamente la cebolla.

Se corta la raíz de los pimientos, se abren, se les quita las semillas y se fraccionan a tiras y estas en dados.
El tocino se corta a daditos. Las patatas se mondan y se fraccionan en cubitos.
El calabacín se parte en rodajitas.
Los tomates raf se pelan, se exprimen y se les sacan las semillas; luego se cortan groseramente.

En una sartén de buen tamaño, puesta sobre el fuego con tres cucharadas de manteca de cerdo, se doran el tocino y la cebolla. Luego se le añade las patatas, los calabacines, y se remueve con cuidado con cuchara de madera.

En otro utensilio, y con el resto de la grasa, se empieza por freír los pimientos y después se le agrega el tomate raf, dejándolo reducir un poco. Sin esperar que se sofría con exceso, se vuelca esta composición en la sartén en que hay las patatas y los calabacines y se le agrega el caldo, que deberá estar caliente.
Remuévase bien pero sin aplastar nada. Sazónese con sal y pimientay déjese que el líquido reduzca un poco.

Finalmente, se emplata en una fuente de porcelana, que deberá estar caliente, y se decora con los costrones de pan fritos.

¡Hasta la próxima Tomateros ! ¡Gracias por leernos!